Soutenez la BnF
Formulario de búsqueda

Abecedario de las colecciones

Selección trimestral de documentos patrimoniales.

Espacio Abecedario de las colecciones

Espacio Abecedario de las colecciones

Las colecciones de la Bibliothèque nationale de France forman parte del patrimonio nacional y totalizan actualmente cerca de 31 millones de documentos de todo tipo. Presentan numerosas facetas.

El abecedario de las colecciones le permitirá descubrir, a través de unas nociones básicas ilustradas por palabras clave, tesoros, piezas raras, documentos insólitos, elegidos entre las riquezas de estos fondos. Los documentos seleccionados se renuevan cada tres meses.

 

 

A de Actualidad

Todos los días llegan nuevos documentos a las colecciones de la Bibliothèque nationale de France. Éstas aumentan mediante el mecanismo del depósito legal, así como por medio de adquisiciones, donaciones, daciones, legados o intercambios. Libros, periódicos, mapas, estampas se añaden de esta manera a las colecciones patrimoniales, así como manuscritos y archivos de personalidades contemporáneas, fotografías, carteles, monedas, medallas, imaginería, partituras musicales, grabaciones sonoras y multimedia, programas, etc.

C de Curiosidades

En los departamentos de colecciones se conservan documentos asombrosos, poco conocidos, muy diversificados en lo que respecta a los soportes y a los modos de lectura. El término de “biblioteca” reserva muchas sorpresas para el visitante que no siempre se espera encontrar tal amplitud y variedad de recursos en la Bibliothèque nationale de France. Estos documentos, insólitos por su formato, su presentación, su tema u otras características inesperadas, ofrecen a los investigadores conjuntos prácticamente inagotables de recursos originales.

D de Donaciones

Desde los orígenes de la Bibliothèque, curiosos y coleccionistas han dado muestras de una gran generosidad al ofrecer sus piezas a menudo excepcionales con las que enriquecen el patrimonio francés. Estas donaciones han sido hechas por reyes, ministros, príncipes, nobles, banqueros, así como por escritores, profesores, artistas, comerciantes, sabios, diplomáticos, todos ellos grandes aficionados. Otros fondos se obtuvieron tras acontecimientos históricos como la Revolución francesa. Muchos llevan aún el nombre de sus antiguos propietarios y así aparecen en los catálogos e inventarios. Hoy igual que ayer, gracias al apoyo de distintos mecenas – personas privadas o empresas – la Bibliothèque está en condiciones de seguir realizando una ambiciosa política de adquisiciones patrimoniales.

E de Enciclopedismo

Las colecciones de la Bibliothèque royale abarcaban todos los campos del saber. El depósito legal creado en 1537 y sus evoluciones más recientes permiten cubrir toda la producción editorial francesa. Bibliotecarios del rey, coleccionistas y eruditos han tratado de enriquecer los fondos a lo largo de los siglos con numerosos documentos relativos a la historia, a las ciencias, al arte, a la literatura y a las religiones. La vocación enciclopédica de la Bibliothèque fue nuevamente confirmada en la década de 1990, con la aplicación de una política racional para incrementar las colecciones en todo tipo de soporte, incluido el virtual.

F de Fragilidad

En la vida cotidiana numerosos documentos desaparecen cuando se dejan de utilizar. Sin embargo, reflejan la vida de cada época. Su fragilidad suele hacer que sean escasos. La Bibliothèque tiene cuidado en recabar y proteger publicaciones efímeras, de imaginería, de documentos menores de la vida diaria, a menudo difundidos en gran número pero muy amenazados, dada su deficiente o nula conservación. Este tipo de colecciones se enriquecen gracias al depósito legal. Asimismo existen numerosos fondos especializados reunidos por coleccionistas.

H de Historia

En la Bibliothèque nationale de France se conservan obras de gran antigüedad, como por ejemplo el Papiro “Prisse”, el libro egipcio más antiguo que se conoce, redactado hacia 1.900 a.C.
Las colecciones patrimoniales francesas son herederas de la “librería” de los reyes de Francia. Se han ido transmitiendo, a lo largo de seis siglos de historia, desde finales del siglo XV hasta nuestros días. Tanto las colecciones antiguas como las más recientes se protegen cuidadosamente, para el público actual y para las generaciones futuras. Su crecimiento, su inventario y su conservación son objeto de cuidados constantes.

M de Multimedia

En su origen colección real formada por manuscritos y antigüedades, la Bibliothèque nationale de France reúne documentos de todo tipo y sobre cualquier soporte : textos, imágenes, sonidos, objetos, documentos virtuales, editados, difundidos, producidos en Francia y en otros países. Las colecciones nacionales han seguido aumentando adaptándose a las evoluciones tecnológicas que hacen posible la circulación de ideas : la escritura, la imprenta, la fotografía, el sonido, la imagen animada, los documentos electrónicos y muy pronto las páginas web.

N de Número

La masa de documentos recibidos, registrados, conservados y consultables en la Bibliothèque nationale de France es impresionante. Su número explica la necesidad histórica de ampliación en términos de espacio de almacenamiento y de recepción de público. Actualmente cuenta con 31 millones de documentos : libros, periódicos, manuscritos, imágenes, música, monedas, audiovisual ; todos los años se suman a éstos 120.000 obras, más de 1,3 millones de números de periódicos o publicaciones periódicas y cerca de 30.000 documentos audiovisuales. Cada documento se debe poder identificar, ser accesible y estar conservado sin ningún defecto para las generaciones futuras. Al mismo tiempo, las colecciones digitales (CD-Roms, bases en línea, libros y documentos digitalizados, páginas web) enriquecen y modifican los modos de acceso y de búsqueda.

O de Orden

Las colecciones de la Bibliothèque nationale de France se ordenan, organizan e incluyen en un inventario para poder identificarlas y utilizarlas. Depositaria de la memoria editorial francesa, la Bibliothèque ofrece un acceso a la misma por medio de su Catálogo, los inventarios de sus fondos y otras herramientas destinadas a servir de guía en la búsqueda. Establece la Bibliographie nationale française (Bibliografía nacional francesa). Los antiguos registros y ficheros se sustituyen con bases de datos informáticas que se pueden consultar a distancia. La signatura de un documento se corresponde con su localización física en las salas de lectura o los depósitos de la Bibliothèque.

P de Patrimonio

La Bibliothèque nationale de France es la biblioteca patrimonial francesa por excelencia. Sus colecciones: reales, imperiales, y posteriormente nacionales, reflejan la historia y la evolución del país, su historia, su memoria, su temperamento, sus gustos. El depósito legal, en constante evolución, y las otras formas de crecimiento: adquisiciones, donaciones, intercambios, tienden a garantizar su carácter exhaustivo. Las colecciones se enriquecen también con tesoros nacionales que el Estado francés no permite sacar fuera del territorio de la nación. La Bibliothèque también puede ejercer un derecho de tanteo en venta pública.

R de Referencias

Algunos textos, documentos u objetos marcan su época y desempeñan una función eminente sobre la manera en la que la comprendemos hoy. Referencias esenciales, escritos fundadores, testigos de descubrimientos y de avances científicos o culturales, ilustran la historia de las civilizaciones, del pensamiento, de los medios de comunicación y de las mentalidades. La Bibliothèque nationale de France posee muchos de estos documentos, en ocasiones imposibles de encontrar. Cuenta además con documentos de todas las épocas, con los comentarios y testimonios que acompañan a cada obra, toda una masa fértil e imprescindible para la investigación búsqueda sobre esos documentos y su consideración en perspectiva.

T de Tesoros

La Bibliothèque conserva documentos particularmente preciosos sobre todo tipo de soportes. Su historia es siempre singular: transmitidos con sumo cuidado o encontrados por casualidad, después de escapar a la dispersión o adquiridos recientemente, registrados o encargados por un coleccionista... Algunos documentos son extremadamente curiosos: primeros vestigios, únicos testimonios conocidos, ejemplares extraordinarios, en ocasiones únicos, de ilustre procedencia.

U de Universalismo

Procedentes de los cinco continentes, las colecciones de la Bibliothèque son un testimonio de la diversidad de las culturas. Muchos documentos han sido depositados por viajeros, diplomáticos o investigadores. El abanico de idiomas, de países, de escrituras, de materiales es enorme. Las colecciones ofrecen la posibilidad de dar la vuelta al mundo, de Méjico a Japón, de Oriente Medio a Rusia, de América a la India y hasta las islas más remotas y los lugares más exóticos.

viernes 6 de mayo de 2011

Partagez