Soutenez
le Trésor national
Formulario de búsqueda

La BnF

Misiones

La BnF tiene como misión recoger, conservar, enriquecer y comunicar el patrimonio documental nacional, como estipula su decreto de creación núm. 94-3 de 3 de enero de 1994.
Consultar

Le décret n° 2006-1365 du 9 novembre 2006 modifiant le décret n° 94-3 du 3 janvier 1994 portant création de la Bibliothèque nationale de France

Recoger, conservar, catalogar

El depósito legal

 

La BnF tiene diversas fuentes de enriquecimiento, siendo la principal el depósito legal instaurado en 1537 por Francisco I de Francia.

Actualmente, el depósito legal se rige por el Código del patrimonio (artículos L131-1 a L133-1 y R131-1 a R133-1) que ha integrado las disposiciones de la Ley DADVSI de 1 de agosto de 2006 que creó el depósito legal de Internet.

En 2010, entraron en la BnF en virtud del depósito legal 67.278 libros, 314.625 fascículos de publicaciones periódicas, 10.009 documentos sonoros, 9.979 vídeos, 6.934 documentos multimedia, 6.729 postales, 6.100 carteles, 2.891 mapas y planos… y los robots recogieron 1,18 mil millones de archivos web. Este depósito legal permite elaborar la Bibliographie nationale française (Bibliografía nacional francesa) que inventaría todos los documentos de estas series (con la excepción del web) editados, impresos o difundidos en Francia.

Ver también

Dépôt légal

Enriquecimiento de las colecciones

f.103 del Libros de horas de Jeanne de France, 1440-1460. BnF, departamento de los Manuscritos, NAL 3244

f.103 del Livres d'heures de Jeanne de France, 1440-1460. BnF, departamento de los Manuscritos, NAL 3244. Adquirido en 2012 gracias al mecenazgo. Digitalizado en Gallica.

La BnF aumenta también sus colecciones mediante adquisiciones a las que dedica una parte importante de su presupuesto, adquisiciones corrientes sobre todo para constituir una colección de referencia en el ámbito extranjero o adquisiciones prestigiosas, patrimoniales, para las cuales a veces es ayudado por mecenas.
Otros modos de entrada como las donaciones y los legados, las daciones en pago o más raramente los depósitos, también permiten el enriquecimiento de las colecciones.
Por último intercambios con otras bibliotecas constituyen una aportación preciada.
Estas entradas se rigen por una carta documental.

Catalogar y conservar

Taller de restauración de los grandes formatos, Biblioteca Richelieu © David Paul Carr / BnF

Taller de restauración de los grandes formatos, Biblioteca Richelieu

La BnF elabora catálogos para todos estos recursos puesto que, como agencia bibliográfica nacional, tiene la obligación de realizar una catalogación de referencia para la identificación de los documentos editados o difundidos en Francia. Las reseñas bibliográficas y los archivos de autoridad para los autores y las colectividades, los títulos textuales o musicales, los temas y las referencias comerciales, preparados conforme a normas, se ponen a disposición de las otras bibliotecas en forma de productos bibliográficos para la alimentación de sus propios catálogos.

A lo largo de los siglos, la BnF ha desarrollado técnicas apropiadas para su misión de conservación ya sea ésta curativa o preventiva (vigilancia del estado y la protección de las colecciones, condiciones climáticas de los almacenes…). Para ello dispone de varios talleres especializados según los tipos de documentos y las técnicas de conservación así como de un laboratorio.

Asegurar el acceso de la mayoría a las colecciones

Digitalizar para abrir el acceso a las colecciones

El coloso / Goya, Francisco de. Estampa, 1818. Digitalizada en Gallica © BnF, departamento de Estampas y Fotografía

El coloso / Goya, Francisco de. Estampa, 1818.
Digitalizada en Gallica

Los documentos, perecederos por naturaleza, están amenazados por las manipulaciones. Para poder comunicarlos mucho tiempo a los lectores, hace siglos que se toman medidas de conservación.

Para poder comunicar las colecciones sin correr el riesgo de perjudicarlas por demasiado uso, se han dictado reglas de acreditación y los lectores que desean consultar documentos corrientes se reorientan hacia otros centros.

Se realizan programas de microfilmación y actualmente sobre todo de digitalización para poner a disposición documentos de sustitución en el lugar de originales muy solicitados. La biblioteca digital Gallica, resultado de esta ambiciosa política de digitalización, es un poderoso medio para abrir el acceso de las colecciones a la mayoría. Mientras que 3.000 lectores frecuentan cada día las salas de lectura de la BnF, 10 veces más de personas consultan su biblioteca digital Gallica.

Investigación y cooperación

Copia de pantalla del sitio Europeana, proyecto en el que ha participado la BnF © Europeana

Copia de pantalla del sitio Europeana, proyecto en el que ha participado la BnF

Es también con este objetivo de mejora del acceso a sus recursos que la BnF debe conducir programas de investigación relacionados con el patrimonio a cargo del cual está, en especial sobre la biblioteconomía. Para ello también coopera con otras bibliotecas y centros de investigación y de documentación franceses o extranjeros, apoyándose principalmente sobre la red de los polos asociados u otros colaboradores, aplicando con ellos el Catálogo colectivo de Francia (Catalogue collectif de France/CCFr) y haciendo visibles en Gallica sus colecciones digitales.

viernes 3 de octubre de 2014

Partagez