La BnF

Los desafíos del proyecto Richelieu

La renovación del emplazamiento Richelieu comenzó en 2007. Dirigida por el arquitecto Bruno Gaudin, es una de las obras mayores del ministerio de la Cultura y la Comunicación, como ya fue el caso, en su momento, de la Biblioteca François-Mitterrand. Esta renovación es una ocasión histórica,  tanto para las colecciones como para los edificios, para los lectores y visitantes como para el personal, de realizar las obras necesarias para la transformación global y la modernización completa de la Biblioteca. Es la primera vez en su historia que la BnF tiene la oportunidad de replantearse y de renovar integralmente el edificio, trabajando su coherencia global, valorizando sus estratos históricos y poniendo un conjunto construido a lo largo de los siglos al servicio de una ambición de innovación, de modernidad y de apertura.

Rehabilitar el edificio y los equipamientos, mejorar las condiciones de conservación de las colecciones

 

Obras en el Patio de honor

La adecuación completa de las instalaciones a las normas y la renovación de los equipos técnicos permitirá garantizar mejor la seguridad de las personas, los bienes y las colecciones patrimoniales (20 millones de documentos conservados en este lugar).

Las condiciones de trabajo de los lectores y del personal mejorarán considerablemente.

Renovar y extender los servicios ofrecidos al público

 

Lector de la BnF trabajando con un manuscrito

La Bibliothèque nationale de France seguirá ofreciendo un conjunto de salas de lectura especializadas, en las que los investigadores podrán consultar los documentos originales (manuscritos, estampas, mapas y planos, partituras, monedas, objetos).

Para dar un acceso cada vez mayor a sus fondos valiosos y únicos, la BnF continuará su política de digitalización de estos documentos especializados, de los que más de 1 500 000 pueden consultarse ya en la biblioteca digital Gallica.

Lugar emblemático del nuevo cuadrilátero, la sala Oval estará abierta a todos los públicos y se accederá a ella gratuitamente. En particular, tanto lectores como visitantes podrán disfrutar de dispositivos digitales innovadores, que presentarán la riqueza y la diversidad de las colecciones conservadas en el emplazamiento Richelieu.

Confirmar el emplazamiento como polo de excelencia científica y cultural

 

Sala Labrouste

Contando las instituciones asociadas (en particular, el «Institut national d'histoire de l'art» y la «École nationale des chartes»), más de 3000 estudiantes, investigadores y profesores-investigadores convergen alrededor de Richelieu. Para dar el mejor servicio posible a esta comunidad, desde 2016 comenzarán a funcionar progresivamente nuevos servicios en los espacios renovados : Wifi, reserva a distancia de documentos, salas dedicadas a acoger grupos... Un carné común BnF/INHA permitirá consultar todos los tipos de documentos conservados en Richelieu a todo lector acreditado.

El emplazamiento Richelieu se convierte en un verdadero ecosistema en el que la acogida de investigadores se hará también a través de las unidades de investigación y el alojamiento de numerosas sociedades eruditas. Richelieu ya es un actor en investigación : las tres instituciones presentes en el emplazamiento (BnF, INHA, École nationale des chartes) continuarán el desarrollo de programas y de asociaciones con escuelas y organismos de investigación franceses o extranjeros en temas relacionados con las colecciones presentes en este lugar.

Abrir más ampliamente la biblioteca Richelieu

De arriba abajo: sala Oval (salle Ovale), galería Mazarine

De arriba abajo: sala Oval (salle Ovale), galería Mazarine

En pleno corazón del segundo distrito, Richelieu será, a la reapertura completa del sitio, el vigésimo-sexto pasaje parisino, y el primero que se construye desde hace 100 años. Dos nuevas entradas, por el n°58 de la calle de Richelieu o por el n°5 de la calle Vivienne, abrirán ampliamente este lugar a su barrio. Desde 2016, el público podrá pasar por la nueva galería de cristal. A la reapertura completa del sitio, los visitantes podrán admirar la variada arquitectura del lugar, ensayar los dispositivos numéricos más avanzados, tomar un café en la galería Vivienne, disfrutar de las exposiciones temporales en la galería Mansart...

En 2021, Richelieu ofrecerá al público un espacio museístico completamente replanteado que presentará los tesoros conservados en las colecciones de la BnF. Esta selección, renovada periódicamente, reunirá obras célebres (Manuscritos de Los Miserables, cuadernos de dibujo de Degas), piezas raras (Gran Camafeo de Francia, trono de Dagoberto) y documentos emblemáticos de las colecciones (globo de Behaim...). El nuevo museo ocupará algunos de los lugares más hermosos del lugar : galería Mazarine, sala de las Columnas, sala de Luynes. Desde 2016, los visitantes disfrutarán de espacios que nunca habían sido abiertos al páblico, como la rotonda de las Artes del espactáculo, nueva vitrina para algunas obras excepcionales.

lunes 8 de enero de 2018

Partagez